Saltear al contenido principal

Psicología humanista

La psicología humanista es considerada la tercera fuerza de atención psicológica, este modelo trabaja en la linea de la energía vital-universal. Cada técnica terapéutica se rige por unos procedimientos específicos y tienen sus propias características.

El proceso terapéutico esta basado en el  vinculo terapéutico pues en la práctica la terapia humanista no dirige su mirada al diagnostico, es decir no patologiza. Al contrario establece una relación muy cercana, no juzga y respeta profundamente a la persona. No hay frialdad ni distancia, ni obstáculos por enmedio sino que es una relación muy cordial en donde el terapeuta se implica. Es autentico, coherente y muy compasivo. Pues  comprende que el ser humano es sensible a la influencia de numerosos fenómenos vitales que provocan francos estados mentales y emocionales discordantes, y/o enfermedades que pueden desordenar la psique de una persona.

Hace un estudio completo y se diagnóstica pero no para encapsular al cliente en una categoría diagnóstica de enfermedades mentales sino para establecer de forma inmediata el plan a poner en marcha. A la vez acompañarlo pero sin dirigirlo en su experiencia de sanación. Misma que ocurre desde la primera sesión y donde el propio paciente es quién dirige el proceso y quien decide cuanto va a durar la terapia, el terapeuta es solo quien va a facilitárselo.

¿En que consiste una terapia humanista de sanación energética?

Concretamente es sanar energéticamente a la persona, a través de canalización de energía universal. La cual se combina con la radiestesia terapéutica, es decir el terapeuta armoniza la energía desequilibrada y traspasa energía vital. La que se convertirá en la reserva vital del cuerpo de la persona. Como cuando cargas una batería. La sesión dura alrededor  de unos 60  y 90 minutos.

Los beneficios inmediatos son:

Relajación muscular, disminución de estrés y ansiedad, aumento de vitalidad y mejora del sueño y del estado anímico. Los tratamientos energéticos facilitan los procesos de curación espontanea del cuerpo ocurriendo mejoras en  problemas digestivos, metabólicos y hormonales.  Elevando el sistema inmune, impulsando un proceso depurativo de toxinas acumuladas en el cuerpo y aliviando enfermedades que cursan con dolor crónico (cáncer, artrosis, artritis, fibromialgia) entre otras.

Es decir la neutralización no solo ocurre a nivel energético sino que además   trata síntomas físicos, porque limpia el sistema energético humano completo, liberando energía personal bloqueada (emociones), para evacuarla permanentemente del  sistema mental-emocional con el debido acompañamiento terapéutico.

De esta manera el propósito de esta terapia es también el de hacernos crecer como personas y de tomar consciencia del nuestro lado sutil o espiritual y de su propósito en esta vida para expandir nuestra consciencia y evolucionar como Seres Humanos. Un Ser energéticamente equilibrado, limpio y cargado se siente lleno de vitalidad, amor y alegría, está sano y resplandeciente y se encuentra en paz consigo mismo y con el mundo que le rodea.

Terapias humanistas con las que trabajo:

Es es una técnica de canalización y transmisión de energía vital a través de la imposición de manos, que libera emociones reprimidas, alivia el sufrimiento  físico, emocional, mental y energético,  sanando y equilibrando a la persona en todos esos niveles.

Es una terapia que trabaja con ondas de energía sutil, que rastrea el origen emocional y físico de las afecciones de la persona, permite identificar las carencias energéticas para corregirlas en el campo sutil, mismo que una vez corregido facilitara el proceso de Autocuración natural.

Los chakras son centros de actividad de una fuerza vital infinita que actúa poderosa pero sutilmente en el ser humano, esa fuerza se llama Prana. Estos centros energéticos están interconectados con el sistema endocrino del cuerpo humano, por lo que si se afectan los centros energéticos, el cuerpo , la mente y las emociones pueden afectarse también.

× Whatsapp