Saltear al contenido principal

¿Cómo explicar la muerte a los niños?

¿Cómo explicar la muerte a los niños?

El duelo en los niños
El duelo en los niños.

Explicar lo que es la muerte a los niños es uno de los temas mas difíciles a tratar para un padre o tutor. Es por ello que muchas veces cuando muere un ser querido en la familia los padres toman una actitud sobreprotectora con los niños. Manteniendo el tema de la muerte lejos de las conciencias de sus hijos.

Creen que los niños no pueden discernir el significado de la muerte. Y como según ellos no lo pueden discernir que no les afecta. Otras veces le ocultan el evento al niño porque creen que así no sufrirá.

En cuanto a la atención del niño en duelo, las manifestaciones clínicas son diferentes a la de los adultos. Incluso puede parecer que no le afecta en absoluto, no dando ningún indicio de sufrimiento psíquico. Como si no le importase., como si No pasa nada.

¿Cuáles podrían ser las diferentes reacciones de los niños ante la muerte de un ser querido?

Las distintas reacciones de los niños se darán en base a su forma de ser y a las diferentes reacciones observadas en la dinámica familiar ante un evento de igual magnitud. Los niños pueden tener tristeza, ira, aislamiento, silencio, retraimiento, llanto y conductas incongruentes. 

Preste atención a su comportamiento. La mente del niño puede requerir de tiempo para asimilar este evento. El problema es que la mayoría de las veces los niños tienen contacto con la muerte diariamente y ya tienen sus ideas propias. Es pertinente en este caso aclarar las concepciones que tiene.

Por otro lado puede manifestar de forma más o menos tardía su dolor con desánimo, distimia, rebeldía, agitación, ansiedad, actitudes antagónicas y regresivas. Ira, trastornos del sueño, de alimentación y quejas psicosomáticas, etc. Todas estas manifestaciones de síntomas son normales en estos casos. Debe preocuparse más por cuánto duran las dificultades, que si son agudas o violentas. Hay que preocuparse cuando se ha aislado, rompe intereses, pasiones o lazos. Si estas manifestaciones se extienden mas allá de lo normal es momento de considerar consultar a un psicólogo.

¿Cómo viven los bebes y los niños la muerte según la edad?

El bebé no puede realizar lo que es la muerte. Pero, si es capaz de experimentarla como una experiencia emocional dolorosa. Es decir, sienten la muerte de alguien cercano y ese suceso queda gravado en su memoria celular.

Entre 2 y 4 años. Las cosas se vuelven más complejas. El niño aquí ya puede diferenciar entre él y otras personas. Ya puede integrar la ausencia del otro, pero el concepto de la muerte es aun muy abstracto para él. Sin embargo, ya tiene una idea de la muerte. El niño sospecha que estar muerto es estar inmóvil y que no hay respiración. Todavía no desarrolla la noción de que la muerte es permanente.

Incluso ya juega a morir. Es en estas ocasiones que hay que aprovechar para enseñarle de forma lúdica este concepto tan fundamental. Pues los niños tienen sus cuestiones y hay que darles respuestas. Es muy importante ya que en ocasiones experimentan pérdidas, es decir, encuentra animales muertos, y cada día la muerte se manifiestas de diversas maneras.

No debemos temer de tocar este tema con nuestros hijos, la verdad es que ellos siempre están preparados para afrontar todas sus experiencias de vida. No hacerlo, eso si es complicarles la vida.

A partir de 4 o 5 años. Ya tiene una idea mas desarrollada de lo que es la muerte y su estado definitivo, que es para siempre. Las perdidas que vaya teniendo irán dándole una conciencia mas elaborada y real del evento.

Entre los 7 u 8 años. Poco antes de la llamada edad de la razón habrá comprendido realmente lo que significa la muerte y todo lo que conlleva el proceso del duelo.

Pasos para hablar de la muerte a un niño.

La muerte y los niños.
La muerte y los niños.
  • Los padres del niños deben estar atentos y disponibles, amables y sinceros con el niño, sin esconder sus emociones.  Es importante acompañar al niño en esta dolorosa experiencia, estar cerca de él, explicarle todo el proceso que va a vivir.

  • Responda clara y correctamente. Haga un esfuerzo en ser empático y autentico. La sinceridad es fundamental para tranquilizar al niño. Es necesario utilizar un lenguaje basado en la autenticidad, honesto y amable. Pues hay situaciones difíciles de asimilar para un niño e incluso para los adultos. Nada de “se fue o durmió para siempre”, “se fue con Dios o al cielo”, “se fue de vacaciones o en un viaje sin retorno”. No diga mentiras piadosas que lejos de ayudar enfermaran al niño.

  • Por lo tanto no le oculte la verdad niño. Porque, si Ud usa este tipo de explicaciones el puede desarrollar miedos. Si Ud le dice al niño que su pariente muerto se fue sin más, y si el niño no realiza el concepto de muerte se puede quedar esperando el regreso de esa persona que se ha ido. O bien puede tener miedo a dormir, ansiedad de separación o preocupación cuando alguien de la familia este próximo a viajar, y/o miedo a morir.

  • Cuando tenga ocasiones de presenciar pequeñas perdidas o nacimientos en la naturaleza, explíquele a su hijo como ocurre el ciclo de la vida de un ser vivo. Esto se puede hacer con 2 o 3 años. Por ejemplo: Le puede enseñar las estaciones explicarle sus características, los arboles que retoñan en primavera, nacimientos de pajaritos en los arboles, el cambio de color de las hojas de los arboles en otoño y su caída. O cuando encuentran un ave o un insecto muerto, enterrarlo. Que internalice que la muerte es parte de la vida, un fenómeno natural y necesario.

  • También puede comentarle algunas circunstancias que causan enfermedad y que pueden llevar a la muerte. Como la vejez del cuerpo o que en ocasiones nos enfermamos tanto que es necesario que el ciclo vuelva a comenzar. Enfatizando en esta parte el poder sanador que tiene el cuerpo, pudiendo muchos recuperarse y vivir vidas largas y plenas antes de morir.

    ¿Debería ir el niño al cementerio y funeral?

Niños en el funeral
Niños en el funeral.

Por supuesto, sin restricciones, el niño o niña debe participar en estos momentos. Debe poder estar allí con toda su familia, compartir y manejar emociones, silencios, llanto y pesar. Puede decir adiós a su ser querido fallecido a su manera. Con flores, una carta, un dibujo, un regalo o un recuerdo. En el funeral vera que el fallecido esta rodeado y honrado de todos los que le amaban.

Que todos están presentes y unidos para dar el ultimo adiós. Estar presente en este ritual, le permitirá comprender y aceptar la pérdida, a la vez que recibirá mucho afecto y apoyo de todos sus seres queridos.

 

 

 

Esta entrada tiene 0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

× Whatsapp